cua

El equipo de Grupo Mónico reflexiona sobre su participación en la COP25

Las exigencias de la ONU en relación a la oferta, materiales utilizados y prácticas, junto con las restricciones de seguridad nos han puesto a prueba en uno de los congresos (Cumbre) más complicados que hemos realizado. Hemos tenido la oportunidad de trabajar estrechamente con IFEMA, verdaderos artífices del evento, y en tiempo récord se pusieron en macha servicios, a priori complicados debido al poco tiempo de planificación.

Nuestro departamento de logista ha tenido que reinvertirse como consecuencia de las fuertes restricciones de seguridad en los accesos, solo habitados de 22h a 6h, aunque los servicios se producían durante las 24hs del día.

Aunque Grupo Mónico lleva trabajando en una línea más sostenible durante mucho tiempo, la Cumbre ha servido para exigirnos mucho más al respecto, adaptando nuestra gastronomía no solo a todas las diferentes nacionalidades de los asistentes, sino también a los requisitos adicionales en materia de sostenibilidad.

No menos importante ha sido poner en marcha un dispositivo especial de contratación de personal casual. A este respecto, como bien es sabido, la organización de personal para un congreso multitudinario es clave, ya que es el mayor coste que soportamos. Debido a las medidas de seguridad, nadie no debidamente acreditado podía trabajar y acceder a los diferentes puntos VIP donde prestábamos servicios a delegaciones internacionales con presidentes de diferentes países, ministros y altos mandatarios. La solicitud de servicios ocurrían muchas veces con menos de 24h y responder a estas peticiones exigía mucha agilidad por parte de nuestro departamento de recursos humanos.

En conclusión, estamos muy agradecidos por la oportunidad que se nos ha brindado, en lo que personalmente resumimos como una demostración de profesionalidad, flexibilidad y pasión por el cliente. Fruto de ello es este certificado entregado a Anabel Paredes, Directora Comercial al frente de la COP25 por el trabajo realizado.