cua

Entrevista a Rafel Peris, presidente de OPC Catalunya

“Se tiene que considerar al OPC como un experto que puede aportar conocimientos y soluciones”

1 – ¿Qué supone ser presidente de la Asociación?

Ser Presidente de OPC Catalunya supone un honor, un reconocimiento que te ofrecen los colegas de profesión, pero a su vez, una gran responsabilidad por representarles a todos ellos y ser capaz de liderar  las acciones que permitan dar a conocer el papel del OPC ante las Instituciones, las empresas del sector y la sociedad en general.

2 – ¿Qué objetivos a corto plazo se han marcado dentro de la asociación?

A punto de asumir ya el cuarto año de presidencia, hasta ahora hemos logrado aumentar hasta 10 los miembros de pleno derecho de la asociación, disponiendo ya de la mayoría de OPCs de prestigio que tienen sede en Catalunya. Por otro lado, se ha contactado con los responsables de turismo de las diferentes Administraciones, así como con los diferentes Convention Bureaux, para trabajar conjuntamente en la promoción del sector MICE en nuestra Comunidad.

Actualmente nuestro mayor objetivo, al igual que hace OPC España, es dar a conocer el papel del OPC entre todos aquellos que puedan ser susceptibles de precisar de nuestros servicios. A pesar de más de 40 años de existencia, aún hay muchos promotores que desconocen que hay alguien profesional y experimentado que puede facilitarle sus proyectos y ayudarle a llevarlos a buen puerto.

Cada vez más, intentamos abrirnos a las empresas del sector, pues serán el mejor altavoz para dar a conocer a nuestra profesión. De hecho, hemos creado una nueva web, opc.cat, donde damos protagonismo a las empresas colaboradoras de la asociación, además de a los socios de la misma y a las noticias del sector.

3 – ¿Cómo evalúa la situación del sector MICE en su comunidad?

Actualmente, gracias al Tren de Alta Velocidad,  disponemos de buenas comunicaciones en todas las capitales, así como centros de congresos y hoteles adecuados para las capacidades de todas ellas. Igualmente, disponemos de un amplio abanico de OPCs experimentados para llevar a cabo todo tipo de congresos y reuniones, colaborando desde la presentación de candidaturas, pasando por  la definición del proyecto, aportando ideas y soluciones… Hasta llegar a la organización y la celebración del evento.

4 – ¿Qué herramientas utiliza para promocionar su comunidad como destino MICE?

Como suele ser habitual, la promoción de la Comunidad corresponde a las Instituciones. No obstante, desde OPC Catalunya colaboramos con el Catalunya Convention Bureau, tanto en la organización de actividades promocionales como en la estrategia de promoción del territorio entre el público objetivo: asociativo y corporativo.

5 – ¿Qué ámbitos cree que se deben mejorar de este sector?

El principal objetivo que nos debemos marcar es sabernos comunicar, que se considere al OPC como un experto que puede aportar conocimientos y soluciones contrastadas, a la vez que descargar de trabajo al promotor de los eventos. Debemos dar mucha más publicidad a nuestra profesión y servicios para que cuando haya una necesidad se acuda al profesional específico. Eso es algo que se asegura trabajando con los miembros pertenecientes a la Asociación, ya que para que sean aceptados, los OPC deben haber demostrado una experiencia y profesionalidad destacada sobre otras muchas empresas de diferentes ámbitos que se atreven a organizar congresos.

6 – Defina, con dos pinceladas, el atractivo de su comunidad para atraer el turismo de Congresos.

Llevar a cabo congresos en Catalunya supone disponer de muchas ventajas ya desde el punto de partida. En primer lugar, disponemos de Barcelona como gran centro de congresos, con múltiples sedes, hoteles y actividades para el post-congreso. La comunicación por avión y tren favorece además la llegada de los participantes. No obstante, no sólo existe Barcelona, sino que tanto Girona, como Lleida, Tarragona o Reus, todas ellas unidas mediante AVE, disponen de atractivos espacios donde celebrar congresos. Asimismo, hay otras poblaciones más pequeñas, pero perfectamente dotadas, como Sitges, Lloret o Salou, con un atractivo turístico muy diferenciado de las ciudades, que nos puede ofrecer una alternativa distinta para eventos de menor convocatoria. Finalmente, la posibilidad de ofrecer actividades al lado del mar o en plena montaña en los Pirineos, en desplazamientos de menos de 2 horas en coche, es una oferta difícil de igualar.