cua

Entrevista a Yolanda de Aguilar Rosell, Directora general del Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (FYCMA)

– ¿Cómo valora la actividad congresual de los últimos periodos? ¿En qué aspectos está evolucionando?

En Fycma hemos experimentado un repunte en los dos últimos ejercicios acorde con la tónica general del mercado, que se recupera tras la complicada coyuntura económica que hemos atravesado. Este repunte es más significativo en el ámbito asociativo que en el corporativo, más afectado durante los años de crisis, aunque las cifras también mejoran. En nuestro caso, en los dos últimos ejercicios hemos recogido los frutos de un trabajo muy intenso que se está llevando a cabo en colaboración con el Málaga Convention Bureau, y que se enmarca además en una estrategia general de la ciudad por posicionarse como destino de referencia en el segmento de reuniones y congresos. Anualmente mantenemos unas 200 candidaturas abiertas que ponen en valor la marca Málaga y todos los atributos que le convierten en el destino idóneo: conexiones internacionales punteras en España, un equipamiento hotelero excepcional, una red de servicios altamente profesional, un clima envidiable y, por su puesto, un Palacio a la altura de las mejores expectativas.

En el Palacio hemos mantenido una política de actualización y mejora permanente de nuestras instalaciones y servicios que nos acreditan para responder con la máxima eficacia a todas las necesidades del sector, y que tienen que ver con la accesibilidad, la versatilidad, la rapidez en la respuesta y la posibilidad de incorporar la sostenibilidad a la gestión de los eventos. Nos valemos para ello, además, de un equipo absolutamente profesional y comprometido, tal y como demuestran los datos de las encuestas de satisfacción que manejamos, que califican con un sobresaliente la atención del personal.

– ¿Qué retos son los que se han marcado desde el Palacio de Congresos?

Nuestro principal objetivo es seguir consolidando nuestro papel como herramienta de dinamización económica, cultural y social. Un palacio de congresos capacita a las ciudades para desarrollar una actividad con un importantísimo impacto económico en el entorno, generadora de empleo y que además aporta beneficios intangibles en tanto es plataforma para el debate y difusión del conocimiento en los diversos campos.  Por tanto, procurar un calendario permanente y de calidad es prioritario para rentabilizar al máximo las instalaciones en términos de riqueza para la ciudad.

– Un Palacio de Congresos ¿En qué debe invertir?

Principalmente en mantener la competitividad, lo que conlleva invertir en capital humano, infraestructuras, servicios y en la captación de clientes. En cuanto a las instalaciones, es necesaria la actualización y mejora permanente -muy especialmente en un elemento crítico en la actualidad como es el equipamiento tecnológico; redes, conectividad, big data…-; y en lo que respecta a los servicios, necesitamos incorporar herramientas y procedimientos de trabajo que nos hagan más eficaces y resolutivos. Todo ello repercute en la atención al cliente -tanto organizador como asistente-, y por tanto, en su experiencia global, no solamente en el propio recinto, sino durante toda la estancia en la ciudad. Somos facilitadores, y esta labor tiene que llevarse a cabo desde la rapidez, la eficacia, la rentabilidad, la profesionalidad y el asesoramiento especializado.

– ¿Qué congresos tienen previstos para este año 2016?

Este año será, según las previsiones actuales, uno de los más dinámicos en cuanto a cantidad y calidad de congresos -en términos de internacionalización y número de asistentes- desde que abrimos nuestras puertas en el año 2003. Acogeremos algunas de las grandes citas nacionales de las principales asociaciones relacionadas con Medicina Estética, Contracepción, Fertilidad, Oftalmología, Endocrinología y Nutrición o Cirugía Bucal. Además, tendremos el congreso mundial de Osteoporosis, Osteoartritis y enfermedades musculoesquéleticas. El ritmo de reservas de espacio actual prevé que en 2016 alcancemos la veintena de grandes congresos.

– ¿A qué sectores apunta el Palacio de Congresos?

En el apartado congresual, seguimos una hoja de ruta marcada por las grandes organizaciones internacionales del sector, caso de ICCA –International Congress and Convention Association- o MPI –Meeting Professionals International- junto a sus capítulos nacionales/ ibéricos especializados. De esta forma, estamos en contacto permanente con los potenciales clientes corporativos y asociativos, así como intermediarios –agencias especializadas y organizadoras profesionales de congresos-. De acuerdo a la estrategia de ciudad mencionada anteriormente, la captación de grandes encuentros científico-médicos y corporativos es siempre prioritaria, aunque nuestra versatilidad nos permite optar a eventos de diferentes tipologías y tenemos capacidad para dar respuesta a perfiles diversos, incluso de manera simultánea.

En el ámbito ferial, y desde nuestra dimensión organizadora, apostamos por un calendario sustentado en criterios de oportunidad e interés para el territorio. Nos hemos convertido en el principal promotor de encuentros de carácter tecnológico del Sur de España, y seguimos trabajando con el tejido productivo en un sondeo permanente del mercado que nos permita detectar nuevos nichos. Al respecto, creemos en la innovación como valor transversal a cualquier actividad, por lo que más que dirigirnos a sectores específicos, apostamos por desarrollar productos de sectores diversos bajo este prisma. Así, en 2016

Incorporamos tres nuevas convocatorias feriales al calendario: Moto & Bike Andalucía, Salón de la Moto y la Bicicleta; Estilo MLG 2016, Salón de Peluquería, Barbería, Belleza y Estética, y Creativa Málaga, centrado en el ocio creativo y el fenómeno del ‘Do it  yourself’.

– ¿Qué aporta el Palacio a la ciudad en cifras?

En 2016 hemos tenido un impacto económico aproximado de 93 millones de euros, una cifra con carácter transversal que afecta a todos los sectores de actividad gracias al gasto y la inversión inmediata en establecimientos como hoteles y restaurantes. Además, tiene efectos indirectos, consecuencia del aumento de la producción y el empleo generado en los sectores suministradores de aquellos otros directamente afectados por la celebración de los eventos, así como los inducidos, derivados del incremento del consumo en el territorio. Se trata, en definitiva, de una cadena con incidencia directa sobre el empleo, estimado en unos 4.000 puestos de trabajo. Tomamos como referencia los criterios establecidos por el Spain Convention Bureau y la Asociación de Ferias Españolas (AFE), si bien un informe elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, en el que se analizaba en exclusiva el impacto de la actividad congresual en Málaga, arrojaba cifras superiores a nuestros cálculos. Desde nuestra apertura en 2003, hemos generado más de 1.100 millones de euros.

– ¿Qué ofrece este Palacio de Congresos a sus asistentes?

Una de las instalaciones más modernas y especializadas de España y un equipo absolutamente profesional y cien por cien orientado al cliente. Además de la prestación del servicio, ofrecemos un asesoramiento personalizado. Para nosotros, el cliente nunca está solo, y eso es un valor diferencial que se refleja en las encuestas de satisfacción.

Además, mantenemos un compromiso firme con la excelencia que constatan todas nuestras certificaciones vinculadas con la calidad, accesibilidad universal, gestión ambiental, sistemas de gestión energética, medioambiente o seguridad en la información. Y por último ofrecemos Málaga, una ciudad con una infraestructura turística de primer orden y que asegura al visitante una experiencia única a través de su clima, su tradición marítima, su equipamiento cultural, su gastronomía, su red comercial y de ocio, y todos los atributos que la convierten en el destino urbano español que más crece.