cua

Entrevista Carlos de Sebastián García-Sicilia, presidente OPC Madrid y Vicepresidente de OPC España

“Somos los expertos que canalizamos el conocimiento y aplicamos la innovación para conseguir un valor añadido en el evento”

– ¿Qué innovaciones despuntan en el sector del turismo de reuniones de cara al próximo año?

Considerando una innovación como algo nuevo, diferente, creo que empiezan a destacar los cambios en los formatos de las reuniones y eventos. Dejando poco a poco de tener los congresos encorsetados tradicionales y pasando a considerar otras opciones, en montajes de salas, zonas comunes y de acreditación, zonas de catering ( y el propio catering en si…). La tecnología in-situ como auto-check in, apps. o sesiones híbridas también forma parte importante para ese cambio de formatos.

 

– ¿Cuál crees que es el mayor beneficio que la industria de reuniones ofrece a la economía en general? 

La aportación a la economía local y general puede ser (y es) muy importante.

La de reuniones, es una industria como cualquier otra, que bien gestionada puede representar un gran beneficio económico a los destinos (y por lo tanto al Estado a través de los impuestos). La tendencia profesional en España, como en otros países desarrollados, es el aumento de los profesionales autónomos. Estos son precisamente los que nutren al mercado de reuniones como técnicos de audiovisuales, azafatas, camareros, etc. Una continuidad de reuniones en una ciudad puede mantener ocupados a estos autónomos durante periodos más largos, con todo lo que eso implica. Igualmente mantienen ocupadas sedes, hoteles, taxis, restaurantes etc.

– Hablando del turismo de reuniones ¿nos encontramos ante un sector que se encuentra bien posicionado o necesita mejorar su imagen?

Desde mi punto de vista el  turismo de reuniones, aunque puede mejorarse, está bien posicionado en España. Otra cosa es el posicionamiento de las agencias que las organizan que se encuentran en un momento difícil en general respecto a la imagen negativa que los clientes tienen de ellas.

– ¿Cómo podemos potenciar la innovación y la creatividad a través de los eventos?

Convenciendo a los clientes que nos contratan que nos dejen aplicarlas. Nuestra obligación es conocerlas y recomendarlas, pero la decisión final no depende de nosotros.

– ¿Cuál es el famoso “valor añadido” que podemos otorgarle a nuestro evento? 

Cualquier pincelada que lo identifique y diferencie. Cada evento debería tener su propia identidad. En el caso de los congresos, que son eventos prácticamente iguales, es más difícil e importante hacer notar pequeños (o grandes) matices que hagan ver a un participante la diferencia entre uno y otro. Este matiz diferenciador, obviamente, tiene como objetivo lograr una impresión positiva en el asistente e intentar fidelizarle respecto a otros eventos similares que compiten con el nuestro.

Esto al igual que la inclusión de innovación y creatividad, ha de conseguirse a través de la óptima comunicación con el cliente y la comprensión total del objetivo del evento.

Somos los expertos que canalizamos el conocimiento y aplicamos la innovación para conseguir ese “valor añadido”.