cua

Materiales en eventos: un coste para el medioambiente que no pasa desapercibido.

A nadie escapa que los materiales que se consumen en un evento suponen un “coste medioambiental” para poder ser producidos (energía, materias primas, agua, transporte, etc.), y además tras su consumo, normalmente pueden transformarse en un residuo, con el consiguiente impacto en el medio ambiente.

Un evento será tanto más sostenible en la medida en que minimice el consumo de materiales que este provoca, empleando sólo aquellos materiales que aporten valor al evento, o sean un requerimiento expreso del cliente.

NO ES LO MISMO CONSUMIR QUE EMPLEAR.

A la hora de hablar sobre minimización del consumo de materiales en un evento, debemos diferenciar entre consumo y empleo. El consumo implica la utilización de materiales sólo para un evento (o para un grupo de eventos reducido), y que una vez que el evento finaliza, el material se desecha o desaparece. El empleo de materiales sin embargo no implica un consumo de los mismos, ya que los materiales empleados (mobiliario, atrezo, cartelería, etc..) vuelve a ser reutilizado en eventos posteriores, y esto es algo que conocen muy bien las empresas certificadas en sostenibilidad para eventos.

CONSUMIR SÓLO LOS MATERIALES NECESARIOS

No podemos dejar de consumir materiales en un evento, pues como ya hemos dicho en varias ocasiones no existe el evento sostenible, sino el evento más sostenible. La clave para optimizar el consumo de materiales en un evento reside pues en minimizar el consumo de materiales en un evento, no el empleo de estos. Para ello aconsejamos seguir una serie de criterioso de operación que vamos a enumerar a continuación (luego los describiremos con más profusión de detalles):

  • Establecer criterios para minimizar u optimizar el consumo de materiales para el evento (escenografía, decoración, atrezo, impresión de gran formato, …) que luego tengan que ser desechados como residuos.
  • Reutilizar, donar o aprovechar en alguna manera, los materiales empleados durante el evento, evitando que sean desechados como residuos, y si puede ser, empleando productos “Cradle to Cradle“.
  • Evitar el empleo de sustancias o materiales en cuya fabricación se hayan empleado sustancias peligrosas o nocivas para el medio ambiente.
  • Emplear para la limpieza e higiene en los eventos productos ecoetiquetados, que no sean nocivos para el medio ambiente.
  • Solicitar que para la dispensación de los productos de limpieza e higiene se disponga de un sistema de dosificación de estos productos, evitando así excesos o sobrantes de productos químicos.
  • Establecer una pauta o plan de limpieza de las instalaciones, que esté bien dimensionado al evento y el número de asistentes, evitando limpiar innecesariamente.
  • Minimizar la cantidad de documentos publicitarios que se entregan en un evento (catálogos, dosieres, folletos, tarjetas, etc..)
  • Imprimir material a entrega empleando papel con certificación FSC, PEFC o similar.
  • Para los materiales de impresión en gran formato (lonas, kakemonos, banderolas, señalética, roll-up, etc.) solicitar que se empleen materiales respetuosos con el medio ambiente.
  • Seleccionar artículos de regalo o publicitarios que tengan un carácter responsable, éticos o ecológicos, o que estén elaborados con materiales respetuosos y/o por alguna entidad de carácter social con la que se pueda colaborar.

MUCHOS CRITERIOS, PERO ¿QUÉ QUIEREN DECIR?

A ver, tengamos claro una cosa, un vento es más sostenible cuanto menos recursos necesite para ser desarrollado (ya sean materiales o energéticos). Contar con criterios de sostenibilidad para diseñar escenografías, materiales entregables, etc.., que dirijan al equipo de diseño y planificación del evento durante el proceso creativo, ayuda a crear eventos igualmente espectaculares, pero con menor consumo de materiales y la práctica ausencia de materiales que no aporten valor añadido.

Cuantos más materiales empleemos para el evento, mayor probabilidad habrá de generar residuos, ya sea por sobrantes que se tengan que desechar al final del evento, o por restos de material desechado durante su proceso de fabricación.

Asimismo, las sustancias peligrosas son elementos químicos y compuestos que presentan algún riesgo para la salud, para la seguridad o el medio ambiente. El consumo de sustancias peligrosas en un evento suele venir principalmente derivado del empleo de pinturas en base a disolventes orgánicos y del consumo de productos de limpieza, lavavajillas, de higienización de aseos portátiles o de aceites para generar efectos especiales por humo.

Puedes acceder al artículo completo aquí.

Fuente: Ephymera Sostenibilidad